21 de abril de 2024
Musica

El disco de La Bersuit que anunció el final de una era

El músico y compositor de «Bersuit Vergarabat», Juan Subirá, reflexiona sobre los 25 años que se cumplen de la salida de «Libertinaje» y la importancia que tuvo aquel impresionante trabajo producido por Gustavo Santaolalla, como la reciente gira que los llevó por Europa.

“Se están cumpliendo 25 años de Libertinaje y decidimos hacerle un homenaje. Una excusa para poder involucrarnos con la gente, acá, en México o en España. También para hacer reversiones de las canciones de ese disco tan importante para nosotros. En este caso, con colaboraciones de otros artistas, mucho de ellos, españoles. Fuimos lanzándolas de a una por redes. Así que tenemos estas nuevas versiones, mientras estamos terminando un álbum nuevo”, relató el músico.

El tecladista y miembro fundador del grupo también se expresó sobre el trabajo de productor de Gustavo Santaolalla, que no solo aportó su experiencia y conocimiento en el estudio de grabación, sino que además supo ordenar el caos que estaba atravesando La Bersuit.

“Santaolalla – evocó – nos conoció por comentarios en 1994. En aquel momento teníamos solo dos discos ´Y punto´ (1992) y ´Asquerosa alegría´ (1993). En una oportunidad nos fue a ver sin que supiéramos al Viejo Correo y se encontró con una banda muy caótica, donde nos costaba encontrar el equilibrio en el escenario, entre la fiesta y poder hacer esta actividad musical más seriamente. Por eso, a Gustavo en esa ocasión lo superó la situación y decidió no trabajar con nosotros”.

“Afortunadamente, para el 97, estábamos en una situación muy distinta, entendiendo algunas cosas. A fin de ese año le hicimos llegar el demo de ´Libertinaje´. Y cuando Santaolalla escuchó esas canciones, se comunicó con la banda y nos dijo: “quiero hacer este disco”; lo que para nosotros, significó un gran espaldarazo”, concluyó Subirá.

– Como parte de los festejos por los 25 años de la edición de Libertinaje, decidieron reversionar con distintos invitados, las canciones del disco.

– Si bien a estas canciones en algún otro momento ya le hicimos distintos arreglos En esta oportunidad lo que decidimos fue dárselas a otros compositores. Por ejemplo, para “Yo tomo”, nos contactamos con La Pegatina, una banda catalana muy interesante con la cuál volvimos a compartir escenario en Barcelona. Ellos le dieron una vuelta de rosca propia, con acordeón y vientos. Fue un refresh muy lindo para la canción. “El Estallido”, la hicimos con una banda legendaria del punk español, Ilegales. Después, participaron Shinova, en “Vuelos”; Dr. Shenka en “Sr. Cobranza”; Los Tekis en “Qué pasó”, etc. Hay un par de temas que no tienen colaboraciones.  También hicimos una versión de “La bolsa” con el “Pipi”, de The Locos. Una gran experiencia que, inclusive, se puede profundizar. Evidentemente, hay algo que estuvo pasando en los últimos años con esto de los feat (colaboración) que tiene que ver con cómo circula la música en la actualidad, con esto de las plataformas de internet que tienen un poder de llegada realmente monstruoso.

– Libertinaje fue un álbum que como pocos reflejó la debacle del menemismo. Y así como tenía temas que disparaban contra aquellas salvajes políticas neoliberales como “Se viene” o “Señor Cobranza”. Había otras como “Vuelos”, que reivindicaba la lucha de los organismos de Derechos Humanos (DDHH)

– Desde siempre reivindicamos el trabajo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo así como de  Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S.)  “Vuelos”, concretamente, está inspirada en el libro que escribió Horacio Verbitsky que se llama El vuelo (Planeta – 1995)  que narra los vuelos de la muerte,  y contiene las declaraciones del ex militar Adolfo Scilingo tan impresionantes. Por la carga y el peso de lo que ese hombre estaba diciendo, rompiendo el pacto de silencio. Recuerdo que se lo pasé a Pepe Céspedes y él, cuando lo leyó, compuso la canción, única suya de letra y música. Un tema tan fuerte e importante, que cuenta esa bestialidad que se perpetró durante la época de la dictadura tirando personas vivas desde un avión al Río de la Plata.

– ¿Qué recuerdos te quedan de Enrique Symns recientemente fallecido, un personaje con quien Bersuit compartió tantas noches en el under y al cual le dedicaron una canción, “Sin son”?

–  Los mejores recuerdos, porque Symns fue un artista enorme al que admiré siempre. Atesoro varios de sus grandes libros como Invitación al abismo (Espasa Calpe – 1995) o El Señor de los Venenos (El cuenco de plata – 2009), los cuales he leído con mucha alegría y devoción. Para mí, era nuestro Charles Bukowski. Con la revista Cerdos y Peces  hizo algo revolucionario, por su contenido y por la gente que convocaba, había mucha calle en su forma de relatar, vida y experiencia directa. Enrique compartió mucho con nosotros, aportó en cuestiones literarias de la banda, en enfoques artísticos y puesta en escena cuando estábamos trabajando en alguno de los discos. Su pérdida fue un gran dolor, a pesar que sabemos bien cómo vivió, dejando todo en la cancha.

– Están trabajando en un nuevo disco de estudio de Bersuit ¿En qué etapa está el sucesor de La nube rosa (2016)?

-: Venimos bien. Arrancamos en el mes de febrero, el trabajo siempre fue interrumpido por las giras y las reversiones que fuimos haciendo de Libertinaje, pero ya estamos muy avanzados. Está todo grabado y editado, faltan algunas intervenciones de artistas invitados. Después de grabar eso, sólo va a quedar mezclar y masterizar. Calculamos que para antes de fin de año, vamos a tener este  nuevo disco terminado.

About Author