23 de febrero de 2024
Elecciones 2023

En el oficialismo vaticinan un balotaje reñido y temen que los libertarios desconozcan la elección en caso de perder

A tres días del balotaje, Sergio Massa (Unión por la Patria) y Javier Milei (La Libertad Avanza) trabajan a contrarreloj en el tramo final de su campaña para imponerse el próximo domingo. En el equipo del ministro de Economía no descansan, vaticinan una elección reñida, y muestran preocupación por el accionar libertario en caso de que el oficialismo gane la elección.

«Está peleadita. No hay que subestimar, hay que seguir trabajando hasta el último minuto», reveló un dirigente social oficialista, con basto trabajo barrial y protagonismo en la ingeniería electoral, a la agencia Noticias Argentinas sobre la segunda vuelta.

En el búnker ubicado en Mitre 300 coinciden con la expresión y centran la atención en el voto volátil, aquel que en las elecciones generales acompañó a Myriam Bregman (FIT), Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio) o Juan Schiaretti (Hacemos por Córdoba), y que no tiene una clara inclinación por ninguno de los dos candidatos.

El optimismo prima en el entorno del tigrense, pero también el temor por la reacción de La Libertad Avanza ante un potencial triunfo de Massa. Creen que de perder, los dirigidos por Javier Milei se inclinarán por desconocer la elección.

La afirmación nace del paralelismo del libertario trazado con los expresidentes Donald Trump (Estados Unidos) y Jair Bolsonaro (Brasil). «Se nota la asesoría de Roger Stone. La campaña de Milei es el manual de la campaña de Trump y de Bolsonaro. El calco», resumió una fuente a esta agencia en referencia al reconocido colaborador del expresidente republicano.

Los temores se fundan además en la estrecha relación del hijo de Bolsonaro, el diputado Eduardo Bolsonaro, con la fórmula libertaria. No solo cenó con Milei y Victoria Villarruel en una de sus primeras visitas, sino que acompañó a votar al diputado Nahuel Sotelo en las generales y se reunió con el especialista en marketing Fernando Cerimedo.

Ante la sensación percibida en el oficialismo, reciben con los brazos abiertos las aclaraciones de la jueza María Servirni, quien se encargó de descartar posibilidades de fraude electoral. «Es bueno que haya salido a hablar, aporta claridad y tranquilidad», expresaron.

El patrón que alerta el «fraude»

Entre las alertas del potencial accionar libertario figura la campaña de denuncia de censura por parte de los seguidores de Milei luego de que por problemas de la agencia francesa AFP, que reclamó como propio los derechos del debate, se cayeran los links de transmisión de streaming, aclarado por la plataforma YouTube.

«Están haciendo todo por desconocer la elección si llegan a perder», alertó un colaborador de Massa, y agregó: «Lo dice hasta el propio Milei».

Si bien Milei se cuida de hablar de «fraude», sí hace referencia a «irregularidades de semejante tamaño que ponen en duda el resultado”. Desde La Libertad Avanza acusaron a Gendarmería de «cambiar» el contenido de las urnas y la documentación de las urnas en octubre.

En la previa al balotaje,  Karina Milei y Santiago Viola, apoderados de LLA, levantaron un reclamo en el que “personas en redes sociales” alertaron “irregularidades” en los comicios de octubre que podrían ser interpretados como fraude.

En sintonía, el asesor Guillermo Francos reveló que la fuerza decidió entregar “entre 100 y 150 boletas porque no había un piso mínimo según la resolución”, para evitar el robo de las papeletas.

La titular del PRO, socio mayoritario de los libertarios, Patricia Bullrich, se alineó al reclamo. Luego de haber negado la posibilidad de fraude en el país, 24 horas después sostuvo: «El único recurso que les queda es el recurso de intentar ganar de manera ilegal lo que no pueden ganar de manera legal».

Las redes son la clave: a dos días de los comicios, seguidores del diputado libertario denuncian potencial robo de boletas y fraude electoral.

Se trata de una réplica de lo sucedido en Estados Unidos con Trump, que desembocó en la posterior topa del Capitolio, y con Bolsonaro en Brasil, y Vox, en España, luego de que tras la derrota tomara relevancia en redes una campaña que hablaba de resultados electorales «alterados». 

About Author