12 de abril de 2024
Nacionales

Farmacéuticos y Bioquímicos se quejan por la marcha atrás en prescripción de genéricos

La Asociación Argentina de Farmacia y Bioquímica Industrial (SAFyBI) criticó la decisión del gobierno de dar marcha atrás con la prescripción de medicamentos por nombre genérico y aseguró que es respuesta a la poderosa industria farmacéutica que reconoció haber aportado fondos a la campaña presidencial.

La entidad afirmó que por ese motivo el gobierno suscribió el Decreto 63/2024 para cambiar el único punto que traía alivio a la población y bajaba el precio de los medicamentos: la vigencia de la ley 25649/02 prescripción por nombre genérico.

SAFyBI puntualizó que “el artículo 1 del Decreto 63/24 repone la “recomendación y/o sugerencia de la marca comercial realizada por el médico…” y pone trabas a la sustitución farmacéutica porque establece que: “el sistema de receta electrónica deberá́ devolver al profesional actuante la información en caso de sustitución en farmacia para preservar un adecuado seguimiento del tratamiento clínico del paciente”.

Para la entidad de esta forma es “evidente que los farmacéuticos no intercambiarán las marcas de medicamentos para no alterar el ‘adecuado seguimiento del tratamiento clínico del paciente’”.

“El Decreto incurre en falacia porque los medicamentos genéricos no alteran el tratamiento clínico del paciente porque son equivalentes; así lo demuestran los 22 años de vigencia de la ley 25649, exentos de denuncias de alteraciones de tratamientos clínicos provocados por sustituciones farmacéuticas”, afirmó SAFyBI.

Asimismo, subrayó que “el decreto alimenta la corrupción por la cual las grandes farmacéuticas premian a los médicos para que prescriban y recomienden sus marcas comerciales caras sobre la base de argumentos falsos, ya que ningún laboratorio puede alegar mayor o mejor calidad que otro porque todos están sometidos a los mismos controles y exigencias establecidas por la ANMAT”.

“Ni los países más capitalistas del mundo se atrevieron a tanto, justamente ellos respetan al individuo y obligan al empresario farmacéutico a competir”, insistió.

En esa línea SAFyBI fustigó al presidente porque “proclama libertad y competencia pero le adjudica un negocio oligopólico y multimillonario (US$ 9000 millones anuales) a un reducido grupo de 300 laboratorios, cuyo número no se modifica desde el año 1990, gracias a las regulaciones ‘a la carta’ pedidas por el lobby de las farmacéuticas concedidas por la ‘casta’ política”.

Además alertó que el artículo 3 del Decreto 63/24 dispone que: “En los establecimientos que no estén habilitados como farmacias la comercialización de medicamentos de condición de expendio de venta libre estará́ limitada a los antiácidos y los analgésicos”, pretendiendo, aunque sin explicar ni fundar, que antiácidos y analgésicos son inocuos y libres de riesgo, lo cual es falso, porque la OMS sostiene que: “la automedicación crece y la creencia de que un analgésico o antiácido son inocuos agrava más la situación, lo cual se empeora con la publicidad masiva y engañosa, pero debe saberse que todos los medicamentos tienen efectos adversos».

“Los antiácidos y analgésicos liberados por el Decreto pueden causar gastritis y hemorragias digestivas que terminan en nuevas consultas médicas y cirugías y, en otros casos, provocan daño renal porque se toman en forma excesiva, justamente porque se cree que son inocuos; por tanto, si no requieren receta médica sí deben estar bajo control del profesional farmacéutico, es decir: expendio libre en farmacia”, señaló SAFyBI.

En consecuencia, consideró que “las consecuencias de liberar la venta de antiácidos y analgésicos las pagará el Estado y el Ministerio de Salud que en vez de promover este disparate debería googlear sus propios estudios y recomendaciones que indican que el uso irracional de analgésicos causa 5400 muertes anuales en Argentina, que para un uso adecuado de analgésicos es importante consultar a un profesional” y que “la automedicación es riesgosa.

About Author