20 de junio de 2024
Regionales

Ola de robos en el barrio Nueva Detroit de Sauce Viejo

El barrio Nueva Detroit de Sauce Viejo está siendo azotado por una serie de robos que mantiene en vilo a los vecinos. En las últimas semanas, la voracidad de los malvivientes desataron una cadena de saqueos a viviendas, enfocándose en bombas y filtros de piletas, cables de cobres de aires acondicionados, aberturas, apliques, y todo lo que encuentran a su paso.

“La propia policía me comentó que están robando muchas bombas y filtros. Lo que pasa es que después los venden en el ‘mercado negro’ a cualquier precio”, se lamentó una de las vecinas, una residente afectada por la situación en calle Chañares (a pocos metros de la sede de la vecinal 30 de noviembre). Como ella, son muchos los vecinos que han visto cómo sus propiedades se convierten en blanco de los delincuentes.

El viernes pasado, otro vecino del barrio que vive sobre calle Alisos y Rosasescuchó ruidos extraños en su patio. Al salir, encontró a dos individuos intentando arrancar la bomba de su pileta. «Logré ahuyentarlos, pero me asusta pensar qué podría haber pasado si no los descubría a tiempo», comentó, visiblemente preocupado.

No es el único que experimentó situaciones similares. Varias casaquintas han sido despojadas de aberturas, apliques o lo que tengan a su alcance los malhechores, actuando bajo la cobertura de la oscuridad y aprovechando la relativa calma del vecindario.

Esta ola de robos no solo sembró el miedo, sino que también dejó al descubierto la existencia de un mercado negro donde estos equipos robados se comercializan sin ningún control.

Los elementos sustraídos son ofrecidos a precios significativamente bajos, lo que alimenta una demanda constante y permite a los delincuentes deshacerse rápidamente de la mercancía. «Es indignante pensar que hay gente que se beneficia de nuestra desgracia», añadió otros de los vecinos damnificados que vive en calle Curupíes ( a pocos metros de la ruta 11), refiriéndose a quienes compran estos artículos robados sin ningún escrúpulo.

A esta situación, agregó una respuesta insólita que recibió por parte de un policía de la Comisaría 19° donde realizó la denuncia: «El oficial me dijo que me fije en páginas de Facebook donde ofrecen cosas robadas y así, quizás, poder recuperar algo de lo sustraído. Yo no lo podía creer. Queda claro que saben cómo se manejan los delincuentes, quiénes son, pero no hacen nada. Es una vergüenza».

About Author